Lincoln y JFK dos vidas paralelas

Aprovechando que estos días tenemos en los cines la película de Steven Spielberg sobre Abraham Lincoln, el carismático líder estadounidense, vamos a hablar de un enigma histórico explicando los paralelismos entre las vidas Lincoln y Kennedy.

Abraham_LincolnAbraham Lincoln: primer dirigente republicano de EEUU cuya política más importante se dirigió hacia la abolición de la esclavitud. Fue asesinado en 1865 en el que fue el primer magnicidio de ese país. Su verdugo, John Wilkes Booth, era un actor simpatizante del bando confederado que cometió la barbarie por estar en desacuerdo con las políticas de Lincoln y el resultado de la Guerra Civil. Murió antes del juicio, al igual que el asesino de JFK

John Fitzgerald Kennedy: en este caso hablamos de otro presidente carismático, pero esta vez demócrata (mismo partido que Obama). A parte de por su política se lo conoce por sus acciones militares anteriores a ser presidente, como aquella en la lancha PT-109 que él comandó tras un ataque japonés que la dejó inservible. Consiguió guiar a sus hombres a un lugar seguro.

También se le conoce por la crisis de los misiles de Cuba, y por su famoso discurso en el Berlín Occidental (tras la II Guerra Mundial) y esa mítica frase “ich bin ein Berliner”. Murió asesinado por Lee Harvey Oswald, una muerte muy misteriosa que bien valdrá un monográfico más adelante ¿podría haber tenido alguna influencia la CIA o el KGB? Son solo tribulaciones, nada contrastado.

Pues bien, vamos con los paralelismos: el primero está en la fecha en que fueron congresistas. Lincoln en 1847 y Kennedy 100 años después, en 1947. ¿En qué años fueron presidentes? El demócrata en 1960 y el republicano en 1860. Seguimos con las cifras, pues ambos medían 1’83m, sus apellidos tienen 7 letras y los nombres completos de sus 7357.John_F._Kennedy_900asesinos constan de 15 letras cada uno. ¿Son normales tantas coincidencias?

Sus muertes también encierran la terrible coincidencia del asesinato: fueron abatidos por disparos, ambos en viernes y delante de sus mujeres. Además sus muertes fueron vaticinadas por videntes. Y por si fuera poco sus asesinos,  nacidos en 1838 y 1939, emplearon de una forma o de otra un teatro y un almacén ya sea para disparar o para ocultarse posteriormente. Terribles coincidencias.

Los dos presidentes perdieron a un hijo mientras estaban en la Casa Blanca.

Finalmente, sus sucesores nacieron en 1808 (Andrew) y en 1908 (Lyndon B.) Ambos apellidados Johnson.

Todo esto son solo coincidencias ¿o no?

Si nos paramos a pensar, la historia repite cíclicamente algunos acontecimientos, lo cual no deja de ser misterioso. Muchas veces hablamos de profecías, del destino, de videncia. ¿Será que están escritas todas estas ‘casualidades’ en un gran libro con todos los designios de la humanidad? Esperemos que no, y que cada uno pueda escribir y cambiar su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s