La Condena de Diane Fleming

Hoy os contamos la terrible historia de Diane Fleming, condenada por la muerte de su marido por envenenamiento con metanol. Su abogado no mencionó que su esposo era un gran consumidor de productos con aspartamo: el aspartamo se descompone en metanol, y podría haber sido la causa de su muerte, en vez de ella. Aquí tenéis su historia.

Mi marido era muy reservado. Creo que pocas personas realmente lo conocían. Era muy dedicado en el trabajo. Él nunca faltó al trabajo, ni siquera la mañana que amaneció enfermo.

Despertó y dijo: “Me siento muy mal”, pero fue a trabajar porque él era así

Teníamos una máquina de levantar pesas, una cinta de correr… Él había leído todo lo que había encontrado sobre el modo correcto de levantar pesas… Estaba bastante obsesionado con el cuerpo.

Comenzó a leer sobre la creatina: aumenta la masa muscular elevando el nivel de agua en los músculos. Para acompañar la creatina, compramos gatorade.

Un día […] se fue a jugar al básquetbol de las 16h a las 19h con sus amigos. 

Volvió y tomó aquello. Después de volver del juego no se estaba sintiendo bien, pero hacía mucho calor. Fue un verano muy caluroso y siempre le sentaba mal el calor.

Captura de pantalla 2013-02-07 a las 14.53.09

Se acostaba, se levantaba y decía que no podía respirar. Llamé a la ambulancia, y mostraba signos de estar tal vez un poco desorientado, pero seguía hablando y respondiendo preguntas.

En el hospital dijeron que estaba deshidratado e hiperventilado, de modo que trataron de normalizarle la respiración.

Como no se tranquilizaba, le administraron Antivan para calmarlo (un fármaco de la familia del valium).

Acabaron por llevarlo a la UCI. Cuando llegó allí ya no estaba consciente.

En un ecocargiograma que se hizo pocos días antes quedó reflejado que tenía metanol en su cuerpo. El metanol es un compuesto que nuestro cuerpo no puede digerir; no como ocurre con el etanol (el tipo de alcohol que se bebe). Para intentar retirar el metanol, el tratamiento es administrar etanol por vía intravenosa.

Le administraron grandes dosis de etanol, pero aún así decian que no conseguirían incrementar lo suficiente el nivel de alcohol en la sangre. Cuando intentaron extraer el metanol por diálisis, él no respondía.

Le hicieron una TAC y vieron que había sufrido un grave derrame cerebral. No sobrevivió.

Al día siguiente, el médico me llamó, para decirme que sospechaban que mi marido habia sido envenenado: un envenenamiento intencionado, y que era preciso dar parte a la policía.

Esa tarde fui a la policía y me preguntaron si podían ir hasta mi casa para que pudiesen buscar indicios del envenenamiento.

Los especialistas dijeron que la cantidad de bebidas dietéticas que él consumía explicarían fácilmente los niveles de metanol que tenía en su cuerpo. Creo que después de haber ingerido la creatina fue el golpe fatal.

Me condenaron por adulteración de una sustancia y homicidio en primer grado. Los jurados propusieron una condena de 20 años por la adulteración y 30 años por el homicidio, y el juez coincidió absolutamente con ellos.

Estas son las palabras de Diane Fleming extraídas del documental Aspartamo: dulce miseria, un mundo envenenado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s