Shinigamis

Todos estamos seguros de que la muerte nos alcanzará en algún momento de nuestras vidas. Esperamos que más tarde que pronto esto suceda, pero el miedo a olvidar el latido de nuestro propio corazón persiste en la mente de cada persona del globo. ¿Y si hubiera una deidad encargada de cortar el hilo de la vida? Nos adentramos en el mundo de los Shinigamis, los dioses de la muerte oriental.

Independientemente del lugar del globo en el que los encontremos, la presencia de la muerte siempre nos es cercana y temida. Proveniente de la mitología romana tenemos a La Parca como figura encargada de las defunciones, ataviada con una larga túnica negra, encapuchada, con una guadaña como símbolo de sesgar la vida. En la mitología griega teníamos al dios Tánatos, como deidad dulce, hermano del sueño, Morfeo, y hermano de las Keres, las muertes violentas, diosas amantes de la sangre.

Shinigami

Ryuk, un Dios Shinigami, personaje del manga Death Note. Esta es una de las muchas representaciones que podemos encontrar de estas criaturas

En el antiguo Egipto teníamos al señor de la Ciudad de los Muertos, Anubis (o Anpu). Él era el encargado de guiar a los recién fallecidos al nuevo mundo que les esperaba. Representado como un chacal, símbolo del hábito de estos animales de desenterrar los cuerpos para comérselos y así alimentarse.

La mitología maya tampoco se queda atrás. Ah Cimih, rey del inframundo, un esqueleto con cabeza de jaguar, era el dios que promovía los rituales basados en los sacrificios humanos, las guerras, el mal agüero y, como no, la muerte.

Adentrándonos en tierras orientales, en la mitología japonesa nos encontramos con Los Shinigamis (死神 Dios de la muerte). Sus orígenes no son muy claros, pero se cree que puede tener una base de la cultura china, o incluso europea, debido a la ya conocida figura del recolector de almas. Sin duda los Shinigamis son un producto cien por cien oriental.

El término utilizado para referirse a estos seres, Shinigami, aparece por primera vez en la obra de teatro Shinjū Ten no Amijima de Chickamatsu Monzaemon en 1721. En la actualidad esta definición se utiliza coloquialmente para referirse a cualquier deidad oriental de la muerte, diciendo actualmente debido a que Shinigami es una palabra muy especifica, y en documentos antiguos del folclore japonés no se ha encontrado o relacionado. Es por  esto que se utiliza como termino de referencia para englobar lo que diríamos: genérico de seres sobrenaturales, cuya finalidad común es la muerte.

Tenemos referencias en lo audiovisual si nos paramos a observar los mangas y animes del territorio asiático, dónde estos personajes se han convertido en elementos clave a la hora de narrar las aventuras o las páginas en blanco y negro. En los mangas, estos dioses se encargan de decidir la vida y la muerte, llegándose a tener una imagen de ídolo, pero también de miedo, pues no sabemos si son buenos o malos, si actúan bajo unas reglas, o de forma completamente aleatoria y cruel.

Independientemente del nombre que tenga, si son altos o bajos, negros o blancos, crueles o amables, no nos cabe duda que la mitología que se ha creado alrededor de la figura de la muerte es increíble, habiendo infinidad de información, siendo la hoy escrita una ínfima cantidad. La muerte nos llegará a todos, sin duda, pero cuando llegue… ¿Quién estará esperándonos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s