Los Hav-Musuvs

Hoy os traemos las interesantes declaraciones de indios americanos y científicos, dos caras opuestas, acerca de una especie que vivió en nuestra tierra con un origen muy misterioso, los Hav-Musuvs.

En las leyendas de los indios Navajos de Nuevo Méjico, Arizona, Utah y Colorado, encontramos curiosas descripciones de fenómenos y extraños acontecimientos que parecen relacionados con artefactos voladores que, descendiendo de los cielos, se posaban sobre la tierra. Ingenios espaciales tripulados por misteriosas criaturas. He aquí, por ejemplo, un fragmento de una de esas leyendas que los hechiceros Paiutes refieren a sus neófitos:

GhostDancePaiute

“Hace ya algunos milenios atrás, unos seres de piel dorada, con largos cabellos negros, los Hav-Musuvs, llegaron a lo que hoy llamamos el Valle De La Muerte. Era entonces una región fértil y tupida de hierba verde. Estos seres arribaron a bordo de grandes naves rápidas, anclaron en el golfo de California y edificaron sus ciudades en el interior de espaciosas cavernas. En el curso de los siglos el clima cambió y la región -el mar se había retirado como consecuencia de un cataclismo- se convirtió en una zona desértica. Entonces los Hav-Musuvs no utilizaron ya más sus grandes navíos veloces, sino que construyeron lanchas voladoras”.

En la leyenda estos artefactos vienen descritos como dotados de alas y de color plateado. Además se dice que hacían un ruido semejante al ronroneo de un motor y “volaban como las águilas”. Pero sigamos escuchando a nuestro hechicero:

“Los Hav-Musuvs cabalgaban extraños animales, blancos como la nieve y desconocidos en aquellos lugares. En el transcurso de los tiempos los hombres de piel dorada construyeron aparatos cada vez de mayores dimensiones y que volaban más silenciosamente. Estos seres extraños poseían armas que paralizaban de terror a las razas aborígenes: un pequeño tubo que aturdía, privando de todo movimiento durante varias horas y dando la impresión de haber sido picados por una lluvia de espinas de cactus”.

Oigamos ahora el comentarios de Jimmy  Guieu, quien fue director de la Comission Internationale d’Enquiete “Ouranos”, en París:

George 2

Grabados con los Hav-Musuvs

“¿Cómo es posible que indios tan primitivos, si no hubieran sufrido efectos de ellos, hubiesen podido describir de este modo los resultados de una electrocutación temporal? Estas leyendas se remontan a muchos miles de años atrás; es imposible creer que hayan sido inventadas. En su ingenuidad estas descripciones corresponden a las de un tubo electrocutador y paralizador temporal. Otra arma era un tubo plateado que, apuntando en dirección a un hombre, lo mataba instantáneamente. Es natural, pues, que los nativos de las tribus indias rehuyeran el fraternizar con estas criaturas poseedoras del “Tubo de la Muerte”. Sin duda los “animales” que cabalgaban eran medios de locomoción terrestres análogos a nuestros automóviles, construidos con un metal claro, como el bronce pulido, por ejemplo, y seguramente también el de las “lanchas voladoras” que describen eran aeronaves”

Los Hav-Musuvs iban vestidos con bellas telas blancas, unas especies de togas que cubrían sus hombros, y calzaban sandalias de color claro. Según otro relato, un jefe Paiute, antes de la llegada de los españoles al Nuevo Continente, se aventuró un día hacia las moradas subterráneas de los Hav-Musuvs. En las inmediaciones de sus cavernas fue detenido por ellos. Estos lo llevaron consigo y sin maltratarle le enseñaron un buen numero de conocimientos útiles. Cuando el jefe Paiute volvió -libremente- a su tribu, explicó, todavía estupefacto, haber visto en las cavernas “hombres de piel dorada” y “luces que brillaban noche y día”. Ahora bien, todos sabemos que en aquella época ninguna lampara de aceite era capaz de brillar noche y día, como el alumbrado eléctrico.

Después de la llegada de los conquistadores al Nuevo Continente, los Hav-Musuvs cesaron de volar en sus extraños aparatos y nadie los vio ya jamás. Pero su recuerdo se ha conservado y permanece hasta el día de hoy en las viejas leyendas de los indios Navajos y Paiutes. Ademas, en consonancia con estas tradiciones seculares debe recordarse que el Valle de la Muerte, ese territorio desolado, estéril y desértico, fue llamado en otro tiempo Tomesha, el valle magnifico, por los antepasados de los indios actuales. Por otra parte, los indios pueblos de nuevo Méjico, esperan desde hace mucho tiempo la “Era del Cielo y del Reino”, anunciada por sus tradiciones. Ellos saben que una nueva época va a empezar, el Cuarto Período, que vera nacer a los “Hombres de la Luz”, los cuales no tendrán necesidad de trabajar con el sudor de su frente. Los indios Pueblos, confiando en sus leyendas y tradiciones seculares, saben que una Nueva Era o Cuarto Ciclo tomará su origen sobre su territorios ancestrales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s