Tulli y Tutmosis II

Hoy os traemos uno de los primeros testimonios físicos de la existencia de objetos voladores sin identificar en la antigüedad. Adentrémonos en tierras egipcias, junto con el Rey Tutmosis II.

papiro1

El famoso papiro Tulli

Tal vez una de las más antiguas alusiones a los platillos volantes proviene de este singular y no menos interesantísimo documento que data de hace 3.500 años. Nos referimos a un papiro, original de la XVIII dinastía egipcia, en el siglo XV A.C., que forma parte de los Anales Reales de la época de Tutmosis III El Grande (años 1501-1447 A.C.). Este manuscrito del Reino Nuevo, de cuya autenticidad historia no puede caber ninguna duda y que, desgraciadamente, se conserva en mal estado y contiene muchas lagunas en su relato, describe unos objetos celestes que hicieron su primera aparición un mediodía, entre el 18 de febrero y el 20 de marzo del año 1478 A.C., es decir, hace más de cincuenta siglos. El informe procede de Boris Rachewiltz, quién a su vez los halló en el museo vaticano cuando examinaba los documentos dejados por el difunto profesor Alberto Tulli. Rachewiltz publicó su trabajo en la revista Doubt. Un extracto del mismo fue luego reproducido, bajo el titulo “platillos volantes en la antigüedad” En el boletín número 87 de la Sociedad Astronómica de España y América, en septiembre de 1957. Y de esta solvente publicación hacemos una versión transcrita del citado documento:

“En el año 22, tercer mes de invierno a la sexta hora del día, los escribas de la Casa de la Vida notaron la llegada de un círculo de fuego en el cielo. Su cuerpo tenía una vara de largo y un quinto de ancho (5×1 metros aproximadamente). Aunque no tenía cabeza, su boca desprendía un aliento de olor fétido. No tenía voz… Sus corazones quedaron turbados y echaron a correr. Después fueron a comunicarlo al rey. Su majestad meditó acerca de lo ocurrido. Su majestad dio la orden… Ha sido examinado… Como todo cuanto se ha escrito en los rollos de papiros de la Casa de la Vida… Ahora, cuando ya han transcurrido muchos días después de estos acontecimientos… ¡Oh! Son numerosos como todo. Brillan más que el sol en los cuatro puntos cardinales del cielo. Los círculos de fuego ocupaban una fuerte posición, y el ejercito del rey los vio, estando su majestad en medio de él. Esto tuvo lugar después de la cena. Allí arriba, ellos (los círculos de fuego) se elevaron en dirección sur. Cayeron del cielo peces y aves.. Una maravilla jamás vista desde que este país existe. Su majestad hizo traer incienso para apaciguar… en el libro de la Casa de la Vida lo que había sucedido para que sea recordado toda la eternidad”

Hasta aquí el texto del papiro. Aclaramos que la casa de la vida era una misteriosa institución en la que se representaban ritos mágicos y tenia agregado un grupo de escribas, quienes observaron la aparición del fenómeno descrito y anotaron el insólito hecho en este importante documento perteneciente a los Anales reales de aquella época.

Podemos sentirnos realmente afortunado de tener, aún tras tantos miles de años, una serie de pruebas que nos puedan aportar la existencia de OVNIS, y además poder estudiarlos. Lo que no podemos evitar es la siguiente pregunta ¿Cuántos documentos con la misma (o parecida) información se encuentran ocultos?. Un misterio sin ninguna duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s