Los misterios de Pink Floyd

Es muy difícil analizar en un post ameno la historia y vicisitudes de esta banda británica, pero vamos a decir en este corto texto las cosas que más nos llaman la atención, también desde el punto de vista del misterio. 

Pink Floyd fue una gran banda con muchos problemas internos que acabó por apagarse entre juicios y discusiones. Su primera formación consistente,  estaba liderada por Syd Barrett, un hombre peculiar cuyos problemas con las drogas y su débil salud mental – se dice que iba con un aspecto extraño, errático, nada propio de un hombre de a pie, quizás sí más propio de un genio – le llevaron a convertirse en líder desterrado. Barrett se vio relegado a un segundo puesto como compositor y sin actuar en los directos durante un breve periodo, hasta que el manager de la banda decidió que eso no era rentable. Finalmente el atormentado músico realizó carrera en solitario hasta 1974 y murió en 2006.

Tras el abandono del antiguo líder, Roger Waters, bajista y cantante, tomó las riendas del grupo, que conformaba junto con David Gilmour, Richard Wright y Nick Mason. Este cuarteto hizo grande a Pink Floyd con discos como The Dark Side of the Moon, Wish You Were Here o The Wall, tres discos conceptuales con una temática de fondo. El grupo, como dije, terminó con Waters abandonando y dando por finalizado el proyecto,  pero el resto prosiguieron, por lo que hubo juicios por el uso indebido de canciones, y posterior reparto (muy a favor de Waters).

Portada de Dark Side of the Moon

Portada de The Dark Side of the Moon

Lo que hace especial a esta banda, a parte de sus extrañas portadas, son su sonido y su puesta en escena. Su sonido, muy experimental con abundancia de distorsión en la guitarra y sintetizadores, nos hace transportarnos al cosmos con piezas exquisitas que combinan el rock clásico con el progresivo y la psicodelia, así como unas voces magistrales, sobre todo la de Gilmour, pero también la de Waters. Su puesta en escena es fascinante con luces, sonidos y elementos escénicos  llegando a recrear un muro para su famoso The Wall. Por supuesto, es obvio que muchas de las letras, actitudes, etc estaban influidas por el consumo de LSD, sobre todo en el fallecido Barret. 

Llama la atención al dulzura con la que nos transportan en canciones como Wish You Were Here, para luego reivindicar con fuerza y filosofar dejándose llevar en otros temas.

Dos extrañas coincidencias de las obras más conocidas de la banda:

The Dark Side of the Moon: este disco que trata la propia naturaleza humana con temas como la avaricia, el envejecimiento, la muerte o la enfermedad mental (esto referido sobre todo a Syd Barret), coincide exactamente con la película El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939). Algunos pensarán que hasta se pudo hacer aposta porque el argumento encaja con las canciones hasta el final. Un ejemplo es el latido (beat) que se escucha en la canción Eclipse, que coincide con el momento en que el hombre de hojalata dice que no tiene corazón. Lo cierto es que, difícilmente se pudo hacer aposta ya que la versión en vinilo no encaja a la perfección, es la versión en CD la que encaja. Recordemos que el disco es de 1973, época en la que el CD no existía.

The Wall-e: efectivamente, el disco The Wall – que habla también del lado negativo del ser humano (guerras, dictaduras, etc.) – encaja con la película de Pixar Wall-e (Andrew Stanton 2008) , unos dicen que cuando sale la lampara de Pixar, y otros, que debemos comenzar con el disco cuando sale el nombre “Walt Disney”, después del archiconocido vídeo del castillo. El misterio está también en la similitud de los nombres, no en vano a este proyecto se le llama Another Brick in the Wall-e. Huelga decir que el ritmo sonoro encaja muy bien con las imágenes de la película, por lo que os animamos a sentir esta experiencia cósmica en ambos sentidos.

Por más que os pueda contar sobre el sonido Pink Floyd, que tanto gusta a Iker Jiménez, la única manera de que os impregnéis de su esencia es escuchar su discografía, pero no como música de fondo, sino viviendo cada acorde, sintiendo cada palabra. Así os transportará, como si de música chamánica se tratara, a universos desconocidos, quién sabe si al lado oscuro de la Luna.

Anuncios

Un comentario en “Los misterios de Pink Floyd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s