Martín Rodríguez. Tordesillas. 1977

Vamos a revivir una historia que es un auténtico expediente X. Una vez más debo agradecer a Iker Jiménez el hecho de haberla dado a conocer en su libro “Enigmas sin resolver”. Por supuesto es un suceso con mucha polémica.

como podéis encontrar esta historia en el magnífico libro que he citado, el cual me parece imprescindible, voy a ceñirme a los hechos más significativos, haciendo un resumen:

Los hechos sucedieron el uno de octubre de 1977 en Tordesillas, Valladolid. Unos niños de la localidad jugaban tras salir del colegio en un descampado en el que, entre otras edificaciones, había una especie de pajar o cobertizo que carecía de techo, y estaba algo dañado por el paso del tiempo. Entre esos niños se encontraba Martín Rodríguez Rodríguez, que mantuvo, según afirma él y alguno más de esos niños, un contacto con un objeto extraterrestre.

Al parecer, después de estar jugando, los niños vieron algo que les llamó la atención, y al ir a contemplarlo vieron algo similar a esto:

Recreación del OVNI hecha por mi a partir del dibujo de Martín.

Recreación del OVNI hecha por mi a partir del dibujo de Martín.

Los niños, suponemos que estarían entre temerosos y curiosos por lo que no salieron corriendo, pero de la “nave” salió un haz o una radiación que atravesó el cuerpo de Martín. Al cabo de un tiempo la nave se marchó volando.

Sus amigos le llevaron inconsciente hacia su casa ante el estupor de sus padres, y dijeron que había sido atacado por un “coche volador”. Parece ser que su amigo Fernando confirmó en su día que los hechos sucedieron como son contados. El suceso dio la vuelta a la localidad y se hizo famoso. ¿qué gana un niño mintiendo sobre estos asuntos?

Foto de Martín de pequeño

Foto de Martín de pequeño

A partir de ese momento la vida de Martín da un macabro giro, empeorando su salud sin una causa aparente y teniendo que ser sometido a catorce operaciones de alta gravedad. Dolores de cabeza, pérdida temporal de visión, desmayos, y una hidrocefalia diagnosticada son algunos de esos problemas.Pese a esto, Martín dice que los médicos nunca le dijeron qué era exactamente lo que le pasaba. Aún así, parece ser que no todo fue negativo, pues a raíz de una de esas operaciones parece ser que el niño se volvió más inteligente sin un motivo aparente. De la noche a la mañana empezó a interesarse por cosas tan dispares como matemáticas, escultura, lengua…

Iker consiguió lo que parecía imposible llegando a entrevistar en dos ocasiones al mal llamado “niño” de Tordellas  En estas entrevistas, separadas en el tiempo, Martín narró lo sucedido verificando algunas pruebas:

– Se encontró con un objeto oscuro, plomizo, con forma de lágrima, tres patas, puerta delantera y una envergadura considerable. Emitía luz y tenía tres círculos a modo de ventanas.

– Para él, ese objeto provenía de fuera de la Tierra.

– Existió un haz de luz, que salía de ese OVNI, que a Martín le dio la sensación de que le enganchó del estómago.

– Además de esto tenemos la prueba de la tierra hallada en la zona donde se posó el supuesto OVNI, una tierra sometida – según análisis científicos – a unos 600º C (una olla normal suele calentarse a un máximo de 200º C para no dañarla al cocinar . No es tierra afectada por una hoguera.

Como siempre, se dijo que aquello eran fantasías de un niño y que Martín ya tendría algún tipo de enfermedad anterior a los hechos. Es curioso que siempre se tiende a atribuir los contactos con lo extraño a situaciones alucinatorias.

Lo que dicen aquellos que no creen en el tema, tras haber buceado en las entrevistas, es que algunos datos no concuerdan, como el lugar de procedencia del haz (en los tubos / en la propia nave) o el tamaño (oscila). ¿Con esto se da a entender que se lo puedo haber inventado? Respecto al hecho de por qué no hay declaraciones actuales de Fernando, su amigo, esto puede deberse a mil posibilidades. La más plausible es que no quiera exponerse públicamente a los medios, y también a las críticas de los más escépticos. Lo que está claro es que quien no quiera creerlo no lo creerá, lo cual es muy lícito

Yo, personalmente, quiero creer en su testimonio y es que Martín Rodríguez ya carga con una vida lo suficientemente difícil como para ser criticado por escépticos. Además, el hecho de que algunos datos fallen, para mí es lógico por el paso del tiempo. Lo que no falla son los hechos que siempre cuenta: una nave extraterrestre en forma de lágrima le atravesó causándole graves problemas.

Fuentes:

JIMÉNEZ, Iker: Enigmas sin resolver. edicion 2006. EDAF, Madrid

http://www.youtube.com/watch?v=KopKs6PzyQY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s