Dan Brown: “No hay nada en nuestro ADN que predestine nuestras creencias”

Ayer tuvo lugar en Madrid la presentación del último libro del polémico Dan Brown,  Inferno, y pudimos contar con la presencia del escritor americano, un tipo amable y divertido, dejando al margen todas sus disputas con la iglesia y la crítica.

El teatro Goya, ayer.

El teatro Goya, ayer.

Cuando se público en el año 2003 la novela “El código Da Vinci”, su responsable, el escritor Dan Brown, no podía imaginar lo que estaba por llegar. Ya había publicado tres libros antes con mayor o menor éxito, pero el pelotazo que pego la segunda novela protagonizada por Robert Langdon le catapulto a una fama inmediata, no libre de iras y críticas, tanto a su prosa como a los peliagudos temas que suele tratar. No es ningún secreto que los que llevamos Leyenda Cósmica admiramos a Brown, por su siempre interesante acercamiento a los temas ocultos, pero sobre todo, por ser un autor entretenido como pocos.

Ayer viernes 31 de mayo tuvo lugar, en el teatro Goya de Madrid, la presentación de su última novela, que lleva por titulo “Inferno”, en alusión a “La divina comedia” de Dante Alighieri. Brown es lo más parecido, junto a J.K. Rowling, a una estrella del rock en la literatura, en lo que a recepción de masas se refiere, por lo que el aforo estaba prácticamente completo en el recinto de gran tamaño. Una buena noticia en los tiempos que corren que la literatura pueda mover tanta gente, sin duda. Y con bastante puntualidad salió al podio.

Personalmente, solo conocía a Brown por sus novelas. No había tenido la oportunidad de ver ninguna entrevista ni evento en el que participase y la verdad es que me sorprendió de manera muy positiva. Estuvo durante la hora y media que duró la presentación con una sonrisa en los labios, divirtiéndose y bromeando con la audiencia que tenía delante, y solo tuvo palabras agradables para todo aquello a lo que se refirió. Empezó contando un montón de anécdotas de su infancia con bastante gracia, acerca de las contradicciones que provocaron en él su madre, profundamente religiosa, y su padre matemático, y como eso le hizo interesarse por la dualidad religión-ciencia, y le provocó numerosas inquietudes y dudas, como cuando, después de estudiar en el colegio el Big Bang y preguntarle a un sacerdote cual era la teoría correcta de sobre el hombre, dicho religioso le dijo: “Los niños buenos no hacen preguntas”.

También estuvo comentando bastante anécdotas sobre “El código Da Vinci”, la realización de la película, y habló de la polémica que tuvo, como un cura en Boston se le acerco, diciéndole que no le había gustado nada su novela, pero confesando con una gran sonrisa en los labios que su congregación, donde hablaban de cuestiones teológicas, había pasado de unas ocho personas a cientos de ellas con la publicación de la novela. Y es que Brown defiende que él no ataca a nadie, que escribe para establecer un dialogo.

DSCF4605

Poco contó sobre su nuevo libro, de nuevo protagonizado por Langdon. Hizo referencia a tres palabras, o términos, para que las tuviéramos presentes antes de leer el libro: “Contrapaso” (del latín contra y patior, “sufrir el contrario”), que hace referencia al castigo de aquellos que se encuentran en el infierno según Dante; “H+”, el símbolo del transhumanismo, una corriente que defiende el uso de nuevas tecnologías para mejorar la condición humana; y “Maltusiano”, de Thomas Malthus, que nos habla directamente de la superpoblación terrestre, que es considerado por los expertos, no como un problema del futuro, si no como “El problema” del futuro. Con estas premisas, uno no puede más que interesarse por la novela.

Antes de terminar, se le formularon una serie de preguntas, ya enviadas con antelación (una pena que no se le pudiese preguntar en el acto, pero entonces habría sido interminable). Le preguntaron si alguna vez escribiría un libro ambientado en España, a lo que respondió que es una posibilidad e igual puede que escriba algo acerca de “El jardín de las delicias”. Seguramente no haya leído “Camposanto”, de Iker Jimenez, novela que hace referencia a la obra de El Bosco. Curioso también que no nombrara “La fortaleza digital”, su debut literario que transcurría en parte en Sevilla. Comentó lo interesante que es para el Renacimiento, como una época de grandes cambios, como lo que ocurre ahora también. Aunque lanzo un mensaje de mesura al afirmar que la tecnología y la moral no avanzan de la misma manera, y que a veces somos como niños ante los nuevos descubrimientos de la ciencia, lo que es sin duda peligroso.

Ya en terrenos más literarios, dijo que Inferno tiene su mejor villano hasta la fecha (“Un hombre que hace lo inadecuado por la causa correcta”). También declaró que hace lo que le gusta sin pensar en la crítica, y que lo más recomendable es no hacer caso, ni a las buenas ni a las malas, y hacer lo que te gusta esperando que los demás lo compartan. Fue un acto entretenido, que nos dejo a todos los presentes con unas tremendas ganas de hincarle el diente a su último trabajo, y con la sensación de estar ante un hombre que disfruta de lo que hace, y eso en el fondo es lo más importante, para el y para los lectores.

Brown respondió amable a todas las preguntas.

Brown respondió amable a todas las preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s