Sentinel del Norte, la isla salvaje

En Leyenda, nos gusta descubrir enclaves mágicos, sagrados o relevantes por su historia. En ese caso nos vamos a un lugar donde se rechaza el mundo moderno. Allí reside una tribu cuya población máxima se ha datado en 400 personas

Esta isla, de pequeña extensión, se encuentra en la Bahia de Bengala (entre la India y Birmania) y su peculiaridad es que es la única de su archipiélago habitada por unos seres humanos que viven “estancados” en la sociedad cazadora y recolectora, como el ser humano de hoy en día lo fue hace miles de años. Los sentineleses se han quedado en lo que llamamos la vida salvaje, evitando cualquier contacto con el hombre moderno, que todo quiere tenerlo controlado. Se han llegado a dar ataques con arcos y lanzas a los helicópteros que sobrevolaban su territorio. Ellos no quieren contaminarse con la modernidad, y posiblemente no les falte razón.

Arquero sentinelés atacando aeronave (nbcnews.com)

Arquero sentinelés atacando aeronave (nbcnews.com)

Viven del autoabastecimiento, comiendo vegetales y animales autóctonos, y fabricando artesanalmente todos sus útiles, lo cual parece mentira en el siglo XXI, donde vemos tribus con pantalones vaqueros y teléfonos móviles. No es el caso de la población que nos ocupa, que han llegado a atacar a cualquier ser humano que se acerque a sus dominios, hiriendo en varias ocasiones a documentalistas y exploradores.

Esta tribu, históricamente agresiva con los humanos exógenos, tuvo su primer contacto “amistoso” con seres humanos de fuera en 1991, cuando a cambio de muchos regalos consintieron la presencia y filmación de un equipo documental.

Este vídeo muestra las primeras imágenes del encuentro, en el que los “hombres blancos” les tiran cocos y otros regalos.

Finalmente se abandonó un proyecto de “modernización” o “socialización” de los sentineleses en 1996, dejándoles tranquilos en libertad, sin formar parte de un mundo que seguramente no entenderían, y que solo les traería quebraderos de cabeza. Muy pocas son las tribus que hoy en día se mantienen salvajes, pero también es bonito ver cómo unos seres humanos muy diferentes de nosotros, han ido evolucionando, y que en esencia no somos tan diferentes los unos de los otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s