Little Bastard

El 30 de septiembre de 1955, un violento accidente de coche se llevó por delante la vida de James Dean, una leyenda del cine. Su muerte fue inesperada y sorprendente, pero no acabó todo ahí. Una maldición rodea a todos los que se acercan a su Porsche Spyder 550… o a lo que queda de él.

Deans-Crashed-Porsche-on-Scene

 Con las ganancias recibidas del rodaje de Gigante, James Dean compró su mas ansiado deseo, una edición especial de Porsche, el Spyder 550: 110 caballos, motor de doble carburador, propulsión trasera y velocidad máxima de 225 km/h. Su carrocería de únicamente 550 kilos lo hacia peligrosamente dirigible. James lo bautizó como Little Bastard.

james-dean-1955-silver-porsche-550-spyder-little-bastardSobre las 6 de la tarde del 30 de septiembre, Dean conducía con su amigo Rolph Weutherich. En el cruce entre las carreteras 41 con 46, el Spyder 550 chocó contra un Ford Custom Tudor, que no vio el coche del actor debido a su carrocería brillante. El impacto fue brutal, y el conductor del Ford, Donald Turnupseed, se rompió la nariz y dislocó el hombro. Weutherich salió despedido y se rompió la mandíbula. James Dean, se rompió el cuello, aunque falleció de camino al hospital.

La maldición del pequeño bastardo acababa de comenzar:

  •  Hay quien dice que su ex novia, la actriz “vampira” Maila Nurmi, realizó, despechada, ritos de brujería negra para maldecir al rebelde actor.
  •  El número de bastidor del coche era 2Z77767, según algunos expertos en numerología, traería mala suerte.
  •  Tras el accidente, la grúa que iba a poner el coche en el camión falló y mató al conductor de esta.
  •  Los restos del Porsche se vendieron por 2.500 dólares a George Barris.  Una vez en el taller, el coche calló encima del mecánico encargado de su reparación, rompiéndole las piernas.
  •  Troy McHenry, que compró el motor,  pereció tras su primera prueba con él.
  •  Uno de los clientes de George Barris, poseedor de la transmisión del Porsche, se golpea brutalmente al no responderle los cambios.
  •  Las ruedas produjeron que su comprador se viera rodeado de problemas técnicos que desembocaron en más accidentes.
  •  Un joven intentó robar el volante del Porsche, pero acabó con la extremidad cercenada.
  •  Intentando deshacerse del vehículo, los restos del Pequeño Bastardo son llevados a un garaje, que misteriosamente se prende fuego, pero, y mas misterioso aún, los restos del coche no se ven afectados.
  • Wuetherich, tras varios intentos de suicidio, murió, pero en un accidente de coche.
  • Turnupseed, falleció años después a causa de cáncer.

No tenemos una fiabilidad del 100% de que estos sucesos ocurrieran de verdad, pero investigando un poco en la red vemos que estos se repiten. En cualquier caso, no se sabe muy bien el paradero actual del Pequeño Bastardo. Unos dicen que desapareció cuando era transportado a un museo, otros que está destrozado y escondido en los sótanos de un viejo museo,  y la mas interesante, que aún esta en poder de George Barris, el cual lo dividió en 11 trozos y los desperdigó por el país.

Parafrasearemos a James Dean con una de sus frases mas míticas:

“Vive Rápido, muere Joven y deja un Bonito Cadáver”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s