Casos demoníacos (I)

Los amantes del misterio siempre han tenido especial predilección por la figura del demonio, en especial las posesiones. He aquí una pequeña recopilación de algunos de los casos más interesantes.

devil-insideEl hecho de ser poseído por una entidad demoníaca, un espíritu maligno, puede parecer cosa de ciencia ficción, pero es una creencia muy común en las religiones de todo el mundo. Si nos fijamos en la Biblia, se llegan a contar hasta más de treinta casos de posesión, en los que Jesus “quita los demonios” de los cuerpos de los creyentes. Ante este mal, las religiones ofrecen oraciones, conjuros, encantamientos y demás remedios para eliminar estos invasores corporales, a través de los conocidos rituales de exorcismo. En la historia se han recogido tantos testimonios que no podemos ignorarlo, y aquí están algunos de ellos.

Clara Germana Cele

En 1906, Clara Germana Cele era un estudiante cristiana de dieciséis años, en la misión de San Miguel en Natal, Sudáfrica. Por alguna razón desconocida, Cele, a través de una serie de rezos y oraciones,  hizo un pacto con Satanás. Pocos días después, Cele fue sufriendo una serie de impulsos extraños: rechazaba los artefactos religiosos como crucifijos, podía hablar y entender varios idiomas de la que no tenía conocimiento previo, y tenía conocimiento sobre los pensamientos y las historias de las personas que la rodeaban.

Las monjas que asistieron a Cele contaron que ella hacía horribles sonidos “bestiales”. También llegó a levitar hasta cinco metros en el aire. Finalmente, dos sacerdotes fueron llamados para realizar un exorcismo. Cele intentó estrangular a uno de los sacerdotes con la estola, y más de ciento setenta personas fueron testigos de su levitación mientras los sacerdotes leían las Sagradas Escrituras. En el transcurso de dos días, los ritos de exorcismo condujeron con éxito a los espíritus oscuros fuera de su cuerpo.

Anneliese Michel

El caso de Anneliese es un caso muy controvertido,  tanto es así que trágica historia fue llevada al cine en la película de 2005 El exorcismo de Emily Rose. A los dieciséis años,  Anneliese Michel tenía antecedentes de epilepsia y enfermedad mental, por la que a menudo se era tratada en un hospital psiquiátrico. Sin embargo, en 1973, Anneliese comenzó a desarrollar tendencias suicidas, despreciado todos los artefactos religiosos, bebiendo su propia orina, y escuchando voces. Los médicos no hicieron nada para ayudar a la niña, que finalmente decidió acudir a un sacerdote porque creían que estaba poseída por demonios.  Aunque su petición fue rechazada, dos sacerdotes locales, en secreto, comenzaron a tratarla con ritos de exorcismo. Mientras tanto, sus padres dejaron de tratar su epilepsia y los trastornos mentales. Falleció un año después a los veintitrés años.

Annaliese tenía casi setenta exorcismos realizados sobre ella en el transcurso de diez meses. Se negó a comer, y a menudo hablaba de morir como un mártir. Muchos de los intentos de los exorcismos se registraron, como podemos ver en este video:

Anneliese Michel murió de extenuación y hambre. En consecuencia, sus padres y los sacerdotes responsables fueron acusados de homicidio por negligencia.

Roland Doe/ Robbie Mannheim

Conocida como la verdadera historia detrás de la novela y la película de Hollywood El exorcista, el cuento de los catorce años de edad, Roland Doe es una de las historias más famosas de la posesión demoníaca. De hecho, Roland Doe no es su verdadero nombre, es un seudónimo que se le asigne por la Iglesia Católica con el fin de preservar la privacidad del niño.

Nota: el término Doe es utilizado normalmente para referirse a alguien indeterminado o de identidad desconocida, es por eso que en términos anglosajones se refieran a alguien con el nombre John Doe. En lenguas hipanohablantes se utiliza Juan Pérez, Juan Nadie, Don Nadie, o los más conocidos, Fulano y Mengano.

exorcistA fines de 1940, la tía de Doe animó a usar un tablero de Ouija, y muchos especulan que después de su muerte de ésta, el joven intentó comunicarse con su tía, acto que abrió la puerta a los demonios que deseaban poseerlo. La posesión comenzó con sonidos extraños, como gotas de agua, la cual nadie podía escuchar. Con el tiempo, objetos religiosos comenzaron a temblar y volar. Ruidos en las paredes, y los pasos y ruidos inexplicables se oían por toda la casa. Comenzaron a aparecer rasguños y heridas en el cuerpo del niño, incluidas palabras que parecían haber sido rasgadas en la carne por garras invisibles. El muchacho llegó a hablar en lenguas desconocidos con voz gutural y levitó en el aire, con el cuerpo contorsionado por el dolor.

Su familia trajo un sacerdote católico, quien determinó que el niño estaba poseído por espíritus malignos y que necesitaba un exorcismo. El ritual de exorcismo se realizó más de treinta veces, con el niño hiriendo al sacerdote en la mayoría de las sesiones. Cuando, por fin, el rito se realizó con éxito, todo el hospital en el que estaban escuchó  los gritos de angustia de Doe y acto seguido un  fuerte olor a azufre se desperdigó por todo el lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s