La leyenda del holandés errante

Una de nuestras labores como blog que recopila misterios es sin duda hacer que los relatos y leyendas más interesantes no se pierdan en las arenas del tiempo. Es por tanto un placer hacerme eco de esta historia que ha sido contada y reinventada en multitud de ocasiones, por lo tanto le daré también mi toque personal. 

Cuentan los relatos que hubo una época en la que no era raro ni difícil ver un barco fantasma, un barco cuya tripulación quedó marcada por una mala acción de su capitán, y fueron obligados a cumplir una condena eterna. Una historia del bien contra el mal.

Corría el siglo XVII, y en Europa hubo un barco que navegaba a una velocidad sin igual, como alma que lleva el diablo. Tanto es así que se dijo que Bernard Fokke, había hecho un pacto con El Maligno, y aunque no era holandés trabajaba para la Compañía Holandesa de las Indias, llevando y trayendo mercancías desde Java hasta Rotterdam. Podría haber pactado con el diablo para hacer unos viajes más rápidos y hacerse el rey de los mares, pero su leyenda se acrecentó cuando en 1687 fue visto navegando en su barco, 30 años después de su muerte oficial.

Esta idea hacer un trato con Satanás en los mares fue imitada, esta vez sí, por un arrogante capitán holandés que según dicen se llamaba Willem van der Decken, aunque hay diversos nombres según quién lo cuente. Este marino, harto de tener que sortear los avatares climatológicos y de pasarlo mal por no poder cruzar el cabo de Buena Esperanza debido a una tormenta, decidió convocar al demonio entre las velas de su barco. Hay quién dice que le ganó una partida de cartas, pero fuera como fuese el demonio le concedió la inmunidad en el mar sin importar el clima, pero a cambio, todo trato tiene una contraprestación, fueron obligados a vagar en el mar hasta el fin de los tiempos. Se dice que fue un castigo divino por tratar con La Oscuridad, una pena que llevarán encima de por vida sin poder descansar, sin poder pisar tierra.

Davy Jones

Davy Jones

Otra vertiente de esta historia, la que concierne a la ópera de Wagner de 1843, nos dice que cada siete años el capitán del barco puede pisar tierra para buscar una mujer con la que compartir su maldición. De hecho esto se ha hecho tan popular que en la película de Piratas de Caribe, el cofre del hombre muerto, el barco del enigmático Davy Jones se llama como el navío de la historia, el holandés errante, y se encarga de buscar personas a punto de morir en la mar para unirlos a su tripulación de esclavos.

.

.

Como toda leyenda, esta tiene visos de realidad, y es que el 11 de julio de 1881, parte de la tripulación del barco HMS Inconstant, de la flota inglesa, navegando de Melbourne a Sydney pudo ver un barco a la deriva surgiendo de una espesa niebla. Al acercarse, vieron que este barco parecía antiguo y sus velas desgastadas, y estaba bañado en una extraña luz rojiza. De repente, el barco se adentró de nuevo en la niebla y se perdió para siempre ante los atónitos ojos de los vigías, que resultaron ser ni más ni menos que el príncipe George y el príncipe Albert.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s